Como sabéis, siempre insistimos para que dediquéis tiempo a estar en contacto con los idiomas fuera de clase. Muchos ya estáis familiarizados con las ventajas de usar los recursos en línea como parte de vuestro aprendizaje:

  • La mayoría de ellos son gratuitos (incluso los que tienen su equivalente en versión impresa de pago, como los diccionarios).
  • Presentan una variedad de formatos y muchos son interactivos; por lo tanto, captan la atención mucho más fácilmente que el material impreso.
  • Se mantienen constantemente actualizados; por ejemplo, los diccionarios incorporan rápidamente las últimas modificaciones, los textos tratan temas actuales…
  • Permiten ahorrar tiempo: se pueden utilizar en cualquier lugar desde un smartphone o tableta y, por eso, resultan ideales para practicar en los tiempos muertos (esperas, viajes…) o en una pequeña pausa en las tareas habituales.

¿Cómo elegir el material?

Ahora bien, hay que ser cuidadoso a la hora de elegir el material. En internet hay muchísimos recursos, pero algunos no son adecuados, muchos tienen errores y no todo está indicado para todo el mundo. Es conveniente tener en cuenta algunas pautas a la hora de escoger los sitios web que usaremos para practicar. Sobre todo, en primer lugar, debemos considerar dos cuestiones importantes:

¿Cuál es la fuente? Si se investiga por cuenta propia, hay que buscar primero entre los sitios «garantizados»: las páginas web de las editoriales, las instituciones oficiales de enseñanza de cada lengua… Claro que hay otros sitios interesantes y también muchísimas novedades; por ello, periódicamente os vamos enviando una selección de sitios de confianza y apropiados para vuestro aprendizaje.

¿Qué nivel deben tener las actividades? Muy sencillo: el vuestro. Siempre es importante que os aseguréis de estar trabajando vuestro nivel. Si acabáis de empezar a ver el pasado de los verbos irregulares en inglés, por ejemplo, no tiene ningún sentido que circuléis por páginas de cursos gratuitos y os descarguéis listas larguísimas de verbos, su pasado, su participio y su traducción: esto solo os confundirá y os distraerá con información que no siempre es exacta y que, de momento, no necesitáis. Es mejor, en este ejemplo, hacer ejercicios de los verbos irregulares que propone vuestro libro en su página web y, si necesitáis más, recurrir a otros sitios que os hayamos sugerido y que ofrezcan prácticas similares. Del mismo modo, si tenéis un nivel muy básico, ver canales de noticias sin adaptar probablemente os desalentará, ya que será muy poco lo que comprenderéis. En cualquier caso, siempre consultad a vuestro profesor o a nosotros si tenéis dudas.

Con estas dos ideas en mente, en un próximo artículo os daremos algunas indicaciones sobre páginas web con recursos adaptados a vuestras necesidades.

Tags: , ,