Ya estamos en verano y muchos alumnos ya disfrutan de sus vacaciones. La vuelta en septiembre u octubre, si se pasa este tiempo sin contacto con el idioma que se esté aprendiendo, puede ser complicada y, en algunos casos, se tendrán que dedicar unas cuantas semanas a recuperar el nivel y el ritmo que se tenía antes de interrumpir las clases.

Por ello, lo mejor es encontrar la manera de continuar en contacto con el idioma durante las vacaciones, aprovechando el descenso de actividad, las horas que nos quedan disponibles al no tener clase y, en algunos casos, el horario estival para hacer lo que el ritmo del año no nos permite hacer habitualmente. Aquí van algunas ideas para seguir practicando durante el varano, de forma más lúdica y relajada.

Lecturas

Las bibliotecas públicas tienen a disposición de los usuarios lecturas graduadas por niveles en los principales idiomas (que, por supuesto, también se pueden adquirir en grandes librerías).  Habitualmente, son libros de formato pequeño, ideales para la playa, el coche, etc., y muchos incluso vienen como aplicación (por ejemplo, los de Oxford en inglés: http://elt.oup.com/feature/global/apps/reading?cc=global&selLanguage=en). Como incluyen audio, sirven asimismo para practicar la comprensión oral, además de permitirnos leer historias interesantes y ampliar nuestro vocabulario.

Conversación

Aprovechar las tardes de verano para hacer un intercambio lingüístico con extranjeros recién llegados (se puede buscar en http://intercambiobcn.galeon.com/) o participar en un grupo de conversación en un bar o biblioteca (ver, por ejemplo, http://www.forfree.cat/event.php?pageid=10&id=11091) pueden resultar maneras divertidas de practicar la expresión oral con gente diferente y, al mismo tiempo, ¡socializar!

Películas

En verano hay numerosos ciclos de cine al aire libre que incluyen películas en varios idiomas y algunos cines en versión original ofrecen entradas a precios reducidos (como los cines Renoir: http://lagranilusion.cinesrenoir.com/?p=2943). Así, podemos combinar entretenimiento con práctica.

Canciones

Es bastante común que los estudiantes que tengan afinidad con la música disfruten escuchando canciones en el idioma que estudian. Si este es el caso, hacer una selección de canciones, escucharlas, buscar las letras en Internet, aprenderlas y cantarlas es un modo divertido y creativo de practicar la comprensión oral y la escrita, aumentar el vocabulario y mejorar la pronunciación. Este sitio, por ejemplo, es ideal para practicar canciones en varios niveles y diferentes idiomas: http://www.lyricstraining.com/

Juegos

Para los más aficionados a la tecnología, introducirse en el mundo de los juegos virtuales puede resultar una buena manera de practicar algún idioma, tanto participando en el juego en sí como entablando relaciones virtuales con otros usuarios de países de habla extranjera.

Por último, lo tradicional…

Para los más académicos: ¿por qué no aprovechar que no hay contenidos nuevos que aprender para hacer un listado de los puntos que se necesitan repasar, seguir las sugerencias del profesor y revisar esos puntos usando el libro del curso o los sitios de Internet sugeridos? Si el plan es más vacacional, esto mismo se puede hacer usando aplicaciones para el teléfono o libros de gramática pequeños y fáciles de transportar. Para el inglés, por ejemplo, Cambridge ofrece una selección bastante interesante de gramática (http://www.cambridgeapps.org/grammar.html) y de vocabulario (http://www.cambridgeapps.org/vocabulary.html).

En resumen, ¡oportunidades de practicar no faltan! Solo es necesario tener la intención de hacerlo.

Durante el curso, os hemos ido enviando enlaces donde encontrar los recursos que comentamos pero, si lo necesitáis, no dudéis en contactar con nosotros. También podéis dejar vuestras ideas y experiencias aquí.