Aunque gran parte de las empresas en que damos nuestras clases de idiomas están en Barcelona y cercanías, la situación actual hace que la mayoría de las empresas elijan hacer las clases de idiomas por videoconferencia, utilizando la plataforma Zoom.

En Idixlingua, desde hace mucho tiempo contamos con experiencia impartiendo clases de idiomas virtuales, que son una solución ideal cuando los alumnos deben viajar mucho por temas de trabajo y no pueden comprometerse a estar cada semana en el mismo sitio para hacer la clase, o bien cuando los puestos de trabajo están en sitios alejados y es resulta difícil que un profesor acuda de modo regular.

Para quienes aún no estén familiarizados con esta tecnología, os explicamos lo que necesitáis saber.

¿Cómo funcionan las clases de idiomas por videoconferencia?

En primer lugar, cabe aclarar que no se trata de clases de idiomas online. Las clases virtuales se imparten con un profesor, solo que el profesor está al otro lado de la pantalla. El alumno y el profesor están conectados en tiempo real y el material didáctico que se utiliza es exactamente el mismo que en una clase de idiomas presencial, y se intenta que la dinámica funcione de manera similar.

Durante la clase, se hacen las mismas actividades que en una clase presencial. Incluso se hace algo muy importante en las clases de idiomas: el trabajo en grupos o en parejas, ya que la plataforma permite crear salas de reuniones en las que se puede trabajar en grupos pequeños, y el profesor va de grupo en grupo, como lo hace en una clase presencial. 

¿Qué tecnología se usa?

En Idixlingua, hace tiempo que usamos Zoom para hacer nuestras clases por videoconferencia, ya que tiene  una buena calidad de audio y vídeo y funcionalidades adaptadas para la educación: un chat individual o múltiple que se puede guardar, pizarra compartida, pantalla compartida para transmisiones en directo… 

Esta plataforma se puede utilizar en cualquier dispositivo: ordenador, tablet o smartphone.

En otro post les dejamos a nuestros alumnos algunos consejos para aprovechar al máximo las posibilidades que nos brinda el Zoom y sacar el máximo partido de las clases.

¿Dónde tienen que estar los participantes?

Cada participante puede estar en un sitio físicamente diferente y hacer la clase a la vez, como si estuviesen en un aula. Si algunos de ellos están juntos en un mismo despacho, pueden o bien utilizar cada uno su dispositivo o compartirlo.

¿Cuáles son las ventajas de las clases virtuales?

En este contexto, la ventaja obvia es que se pueden hacer las clases sin que los profesores ni los alumnos tengan que estar juntos en una misma sala. Pero hay muchas otras ventajas.

Para quienes tienen horarios extraños o viajes frecuentes, programar y reprogramar las clases resulta mucho más fácil. Una cosa es pedir que un profesor venga  a hacer una clase a las seis de la mañana, ¡y otra muy diferente que la haga a la distancia! De este modo, quienes toman clases individuales no se tienen que preocupar de no perder clases por viajes.

Asimismo, quienes trabajan en sitios alejados pueden tener acceso también a cursos de idiomas de la misma calidad que los presenciales.

En resumen, las clases virtuales son prácticas y cómodas para todo el mundo.

Si estás interesado en las clases por videoconferencia, puedes averiguar aquí nuestras opciones y con gusto te asesoraremos.