En la mayoría de las disciplinas, el inglés es el idioma de la comunicación internacional; y el campo de la medicina y la salud no es la excepción. En este contexto, el inglés para médicos y profesionales de la salud se ha convertido en un campo importante del inglés profesional.

En este post, te contamos las claves del inglés para médicos.

¿En qué casos es importante dominar el inglés para médicos y personal sanitario?

Resulta fundamental tanto en el ámbito de la investigación académica (para leer y redactar papers, participar en congresos, escribir y presentar ponencias…) como en el de la atención clínica a pacientes extranjeros. También, si se desea explorar oportunidades laborales en el exterior: por ejemplo, en los últimos años ha habido una gran demanda de enfermeros por parte del Reino Unido.  Finalmente, resulta interesante manejar el inglés médico si se desea realizar cursos en el extranjero y comunicarse fluidamente con colegas de otros países.

¿Cuáles son las características y dificultades más habituales del inglés médico?

ingles medicoPor supuesto, lo primero es dominar la terminología especializada. Esto no suele ser el mayor problema para profesionales de la medicina de habla hispana, en parte porque una gran proporción de términos médicos es de origen latino y resultan muy similares a su equivalente en español. Sin embargo, sí hay que tener en cuenta que la pronunciación sigue las normas del inglés, ¡con todas sus dificultades! Muchos profesionales que están muy acostumbrados a leer publicaciones en inglés tienden a pronunciar las palabras como si las leyesen en español, y esto es un obstáculo para la comunicación, por supuesto. Es importante verificar la pronunciación correcta de los términos específicos con un diccionario online y repetir y practicar los vocablos en caso de dificultades.

Otro problema frecuente para los profesionales que atienden pacientes en inglés es un tema de registro: muchas veces, médicos y enfermeros dominan la terminología técnica en inglés, pero tienen problemas a la hora de dar explicaciones básicas o hacer preguntas a los pacientes, que, como es lógico, no siempre conocen el vocabulario médico a nivel técnico-científico.

Quienes quieran trabajar en países de habla inglesa, deberán familiarizarse con otras cuestiones que suelen traer dificultades, como las abreviaturas médicas usadas en inglés.

¿Hay recursos online para practicar el inglés médico?

Una recomendación que siempre damos a nuestros alumnos es la de estar en contacto continuo con bibliografía en inglés. Esto no resulta difícil para quienes suelen leer publicaciones científicas de revistas internacionales reconocidas. Consultar páginas de divulgación médica en inglés, como Medline Plus, y compararla con la versión en español, también puede resultar interesante para adquirir vocabulario no tan científico o académico, sino que permita dirigirse a pacientes de modo más coloquial.

Un recurso interesante para mantenerse actualizado es este blog de inglés para médicos. Solo hay que registrarse.

¿Existen exámenes internacionales reconocidos de inglés médico?

Para aquellos que estén buscando perfeccionar su inglés para ir a estudiar o trabajar a un país angloparlante, hay dos opciones de exámenes. El más específico es el Occupational English Test de Cambridge (OET) que es reconocido en organismos oficiales del Reino Unido e Irlanda. También suele recurrirse al IELTS académico. Dependiendo de si el objetivo es estudiar o trabajar en un país angloparlante, así como de los requerimientos de la institución, puede que el puntaje requerido en cada caso sea diferente.

¿Hay cursos específicos de inglés para médicos y profesionales para la salud?

¡Por supuesto! Tanto si quieres asegurarte de dominar todas las áreas del inglés médico como si buscas profundizar en el ámbito de tu especialidad, hacer un curso de inglés médico y para profesionales de la salud resultará una opción interesante que te permitirá alcanzar resultados en un tiempo razonable.

Si quieres más información, contáctanos y te asesoraremos.