Cursos de inglés para empresas: algunas ventajas de organizar cursos especializados por sectores

 

A la hora de organizar formación en inglés para los empleados de una empresa, es cada vez más habitual que se soliciten cursos grupales para los empleados de  un mismo departamento o sector. Si todos los participantes del grupo tienen un nivel semejante, plantear cursos de inglés para empresas especializados por sectores  (por ejemplo, cursos de inglés profesional) resulta una excelente idea.

Os explicamos algunas ventajas de hacer cursos de inglés especializados en empresas.

1. Los objetivos del curso de inglés especializado están bien delimitados

En los cursos  de inglés para empresas, a veces los alumnos sienten que están aprendiendo inglés, pero no lo pueden aplicar del todo a su trabajo. En cambio, al destinar el curso de inglés a alumnos de un cierto sector profesional o departamento, resulta mucho más fácil plantear objetivos muy concretos para cumplir en el curso.

En líneas generales, dominar el vocabulario de un sector determinado en inglés es un objetivo habitual de un curso de inglés especializado: por ejemplo,  vocabulario técnico de la construcción o inglés legal. Muchas veces,  según las necesidades del departamento o área, se requiere además practicar una habilidad específica, como hacer presentaciones de trabajo  o  recibir llamadas telefónicas. Finalmente, según las necesidades de cada grupo, puede establecerse como objetivo aprender a llevar a cabo una determinada práctica laboral específica en inglés. Por ejemplo, para quienes en un departamento de Recursos Humanos se dediquen a la búsqueda de personal, hacer entrevistas de trabajo a los candidatos en inglés.

En cualquiera de estos casos, es relativamente fácil valorar el progreso en relación con los objetivos planteados.

2. Todos los contenidos son provechosos para todos los integrantes

En los cursos de inglés en los que se agrupa a los estudiantes exclusivamente por niveles, suele ocurrir que diferentes participantes tengan diferentes necesidades respecto al idioma, y que se tenga que negociar en el grupo el tiempo que se dedicará a cada tema. Así, puede ocurrir que un contable practique vocabulario de logística, por ejemplo, que es algo que jamás necesitará en la práctica.  Por el contrario, si todos los alumnos pertenecen al mismo sector, nos aseguraremos de que todas las clases se aprovechen al ciento por ciento para todo el mundo, al trabajar contenidos y vocabulario que todos los miembros del grupo necesitan en su práctica laboral.

3. El progreso es mayor gracias a la motivación

No por ser obvio es menos cierto: cuanto más motivado esté un alumno, más rápido progresará.  Cuando los trabajadores en una empresa hacen un curso de inglés en el que se aprende el vocabulario que necesitan para su actividad laboral cotidiana y tienen incluso la posiblidad de discutir situaciones laborales reales en el marco de la clase de inglés, se sienten mucho más involucrados en el proceso de aprendizaje, su compromiso es mayor y, por ende, el progreso es más rápido y lleva a resultados más eficaces.

Si tienes alguna consulta o estás pensando en iniciar una formación de inglés en tu empresa y te interesan los cursos de inglés especializados, no dudes en contactarnos.