El inglés ya se ha consolidado como la lengua del turismo internacional, y todos quienes trabajan en hostelería y restauración son conscientes de que tienen que saber manejar al menos las cuestiones básicas del inglés para poder desempeñar eficientemente su tarea con turistas de todo el mundo.

Aquí dejamos algunos consejos sobre las cuestiones fundamentales que se deben manejar para desempeñarse en inglés en el área de turismo y restauración.

1. Primero, los básicos: los números

Parece sencillo, pero no lo es tanto: en hostelería resulta fundamental saber comprender y decir perfectamente los números de todo tipo. En casi cualquier gestión relacionada con la hostelería en inglés aparecerá la necesidad de utilizar los números: para hablar de horarios, de cantidades, de costes, de fechas, de la numeración de tarjetas de crédito o patentes…

Los números en sí no son complicados, pero los del inglés tienen algunas peculiaridades. En cuanto a la pronunciación, una es la típica confusión entre  thirteen- thirty, fourteen-forty, etc., que puede dar lugar a numerosos malentendidos, ¡sobre todo si hablamos de precios! También en cuanto a pronunciación, resulta importante diferenciar los fonemas  /ɪ/ , como en fifteen, y  /ɜː/ , como en thirteen, first, third para evitar confusiones. (Si no estás seguro de a qué nos referimos, puedes escuchar las pronunciaciones de estas palabras en un diccionario online, como Wordreference)

Otra cosa importante para tener en cuenta es que, en inglés, las fechas se dicen usando números ordinales, a diferencia del español. Así, el 1 de mayo, en inglés, es May 1st (que puede leerse the first of May o May the first). Por eso, aprender los números ordinales resulta fundamental.

Ojo también con los precios. Recordemos que, en inglés británico, la coma se usa para separar miles, no decimales. Así, cien mil (a hundred thousand) se escribirá 100,000. Por el contrario, el punto se usa para indicar decimales. Por ejemplo, si algo cuesta diez euros con cincuenta, lo escribiremos así: 10.50. A propósito, recordemos que, al hablar de precios, nunca usamos “and” para decir los decimales. En este caso, diríamos ten euros fifty.

Recuerda, también, que tienes que ser capaz de comprender las horas en sus dos maneras de leerla. Aunque a ti te resulte más fácil el formato digital (por ej. para 10:40 decir ten forty), debes saber entender que, si alguien te dice twenty to eleven, se están refiriendo a ese mismo horario.

Si tienes dificultades con los números, puedes repasar la teoría usando la sección correspondiente de un buen diccionario en línea, como esta de Cambridge.

2. Más básicos: las letras

Al comenzar a estudiar inglés, la mayoría de los alumnos se preguntan por qué se insiste tanto en saber decir los nombres de las letras. Esto tiene una respuesta muy sencilla: nadie, ni siquiera un hablante nativo, sabe escribir una palabra a menos que la conozca, ya que el inglés no es un idioma fonético (los fonemas no corresponden siempre a la misma representación gráfica). ¡Ni qué hablar, entonces, de nombres propios! Apellidos, ciudades, nombres de sitios… todo hay que deletrearlo. Saber deletrear y entender a alguien que deletrea algo a una velocidad razonable es un gran desafío, que necesita práctica. Hay muchas trampas con letras que suelen confundirse: las vocales A,E,I, la K con la Q, la G con la J, la I con la Y… Es importante practicar mucho y ser capaz de deletrear rápido y bien.

spelling

3. Aprender las frases clave en inglés para restauración

Como en todo, aprender un pequeño repertorio de frases clave en inglés para cada ocasión sirve muchísimo. Por supuesto, la función específica determinará el repertorio de frases que es necesario saber. Aprender una pequeña lista de frases habituales para cuestiones como ofrecer ayuda, pedir disculpas, pedir aclaraciones, dar datos e información, agradecer y dar explicaciones puede servir muchísimo para sentirse tranquilos cuando hay que resolver situaciones y problemas de los clientes. Podéis comenzar por las más habituales, como How can I help you, I’m really sorry, I’ll deal with this as soon as possible y luego ir ampliando vuestra lista paso a paso en función de vuestras necesidades. Esto os dará una mayor seguridad a la hora de afrontar las situaciones laborales que se os presenten.

4. Aprender vocabulario específico del sector y practicar la pronunciación

Es importante conocer perfectamente los términos que tendréis que manejar en el día a día. Si trabajáis en un hotel, por ejemplo, deberéis dominar todo el léxico referido a habitaciones, muebles, servicios… Si sois guías, tendréis que manejar perfectamente el vocabulario necesario para hablar de los lugares donde os movéis.

Es muy recomendable que, además de estudiar el vocabulario, os aseguréis de pronunciar las palabras correctamente. Es muy común que los estudiantes de inglés cometan errores sencillos de pronunciación en palabras básicas, como apple o road. ¡Nada hay más molesto para un cliente que esforzarse para entender qué está diciendo el guía o el personal de un hotel! Si tenéis dudas, nuevamente, os recomendamos usar un buen diccionario en línea para verificar que la pronunciación que estáis utilizando sea la adecuada.

5. Entrena el oído

Una de las dificultades habituales entre los trabajadores de la industria turística es comprender a viajeros internacionales cuya lengua materna tampoco es el inglés, y que muchas veces tienen su propia manera de pronunciarlo. Según el idioma de cada hablante, aparecerán diferentes tipos de errores de pronunciación producidos por interferencia de la lengua materna: por ejemplo, no pronunciar la “h” entre los franceses, añadir una vocal más al final si la palabra termina en consonante entre portugueses y brasileros, cambiar la “p” por la “b” quienes hablan árabe o turco… Un trabajador en hostelería debe poder comprender a los clientes aunque no hablen un inglés perfecto. Resulta muy útil entrenarse oyendo hablar en inglés a personas de diferentes países del mundo. En otro post os recomendamos algunos sitios web útiles para hacer listening en inglés online, incluyendo algunos en los que se puede elegir la nacionalidad del hablante.

 

Por supuesto, si necesitas mejorar con urgencia, te recomendamos considerar la posibilidad de hacer un curso de inglés para hostelería y restauración. Esto te permitirá subir de nivel rápidamente y centrarte en el inglés que necesitas para tu trabajo en turismo internacional. 

Si tienes alguna duda, ¡con todo gusto te asesoraremos!