Aunque los cursos de idiomas en empresas son una parte importante de la formación de los trabajadores, sobre todo en las multinacionales o las que mantienen comercio con clientes de otros países, a veces las empresas no se deciden a dar el paso de iniciar una formación en idiomas porque creen que el gasto que ello supone es demasiado elevado. Sin embargo, ¡esto no tiene por qué ser así!  Aunque dependerá del tipo de curso, en este post os daremos algunas ideas generales sobre posibles costes de los cursos de idiomas en empresas y cómo y en qué casos estos resultan más económicos que lo que se suele creer.

Cursos de idiomas para empresas bonificados

En primer lugar, recordemos que los costes de los cursos de idiomas en empresas pueden reducirse muchísimo si se bonifican: no llegan a ser completamente gratuitos, pero puede resultar una inversión mínima si se cumplen con las condiciones requeridas. En otro post os hemos contado cómo y en qué caso se puede gestionar la bonificación de los cursos de idiomas.

Cursos generales y de negocios – ¿academia de idiomas o formación in-company?

Cuando hay trabajadores que necesitan una formación extensiva (es decir, cursos regulares, continuados a lo largo del tiempo, que les sirvan para pasar progresivamente de nivel), muchas empresas optan por enviarlos a una academia a hacer un curso de idiomas general; en las academias reconocidas, se suele pagar unos 100 euros al mes por un curso regular de tres horas a la semana. Esto puede parecer una solución económica y práctica; y lo es, dependiendo de los objetivos y las circunstancias. Por ejemplo, para quien quiera estudiar un idioma sin prisas y subir de nivel paso a paso, haciendo exámenes cada año; o cuando solo hay un alumno para formar. Pero conviene considerar también otras opciones.

Si solo miramos el tema en términos económicos, resulta evidente que, cuantas más personas haya para formar, más conviene hacerlo in-company, ya que en los cursos generales y de negocios el coste de la formación es por horas y no por alumno. Si el grupo es de a partir de cuatro personas, el coste se acerca a lo que la empresa pagaría por enviar a estas cuatro personas a una academia, con idéntica cantidad de horas, pero en este caso, en un curso exclusivo para ellos y diseñado a medida. Si se trata de dos o tres alumnos, aún resulta conveniente armar un grupo in-company, aunque sea con menos horas: dos alumnos solos en seis horas al mes ¡progresan mucho más que estando en un grupo de diez o quince! Por supuesto, sobre todo cuando hay una persona sola para formar, enviarla a una academia puede que sea la única solución, ya que hacer la misma cantidad de horas in-company resultaría mucho más caro; pero probablemente, en una formación individual, con la tercera parte del tiempo ya sería suficiente para lograr el mismo progreso que en una clase compartida con un grupo grande. Así que, incluso cuando se trate de solo un alumno, es conveniente valorar la opción de un curso in-company.

Es evidente que, para valorar si la inversión en la formación resulta conveniente a largo plazo, hay que considerar otros factores (además del coste mensual) que pueden llegar a hacer que enviar a los trabajadores a academias de idiomas termine resultando más caro a lo largo de los años: los programas son comunes a todos y están preestablecidos, hay menos oportunidades de participar en la clase en un grupo grande, el ritmo está definido de antemano… Por el contrario, un curso de idiomas en empresa se diseña a medida y se focaliza exclusivamente en las necesidades de los participantes. Con un curso a medida bien diseñado, los objetivos de formación en idiomas que persigue la empresa se lograrán mucho más rápido (y, por lo tanto, haciendo una inversión económica menor) que en un curso general en una academia de idiomas.

Cursos de idiomas especializados

Estos cursos suelen tener un coste más elevado, según el tipo de curso y el nivel de especialización. Por ejemplo, algunos de los cursos de inglés profesional, como el de Legal English, o algunos de los cursos de habilidades comunicativas en inglés, como el de Presentation Skills, son impartidos por docentes que no solo son profesores de inglés, sino profesionales del área en cuestión muy especializados en el tema, con lo cual es lógico que el coste sea mayor. En otros casos, el coste solo resulta un poco más alto que el de un curso general o de negocios: dependerá siempre del tiempo de preparación necesario y el grado de especificidad

Por supuesto, los cursos de este tipo son requeridos para profesionales y trabajadores que se dedican a campos específicos y necesitan el curso para desarrollar su carrera laboral o responder a nuevas necesidades de la empresa; es esperable que la inversión redunde en mayores beneficios económicos, a su vez.

Como en el caso anterior, mientras más alumnos haya en un grupo, más económico resultará el coste por alumno, por supuesto.

Blended learning: una manera de reducir costes

Si realmente se quiere aprovechar al máximo la inversión económica en un curso de idiomas, lo ideal es hacer el curso en formato blended learning. Esto significa que los alumnos harán parte del trabajo que normalmente se hace en clase en una plataforma antes de la clase. Esto permite, por ejemplo, hacer un curso completo que normalmente llevaría tres horas de clase a la semana en solo una hora de clase semanal, ya que las otras las hacen los alumnos por su cuenta. Así, bajan mucho los costes sin resentirse la calidad de la formación.

Esta opción está disponible tanto para alumnos individuales como para grupos. En este post te contamos cómo funcionan los cursos en blended learning.

Por supuesto, estamos a tu disposición para asesorarte sobre las mejores opciones de cursos en empresas en cuanto a costes y rendimiento. Puedes contactarnos sin ningún compromiso.