Muchas veces, al pedirnos un presupuesto para cursos de idiomas en empresas, nuestros futuros clientes nos preguntan cuál es la duración de la formación. Esta pregunta suele ser difícil de responder, por muchas razones.

La principal es que, a diferencia de lo que ocurre con otras formaciones in-company, el progreso en idiomas depende en gran parte de los alumnos: no solo se trata de estudiar, como ocurre con otros cursos, sino de asegurarnos de que el idioma que se estudie pueda ser utilizado por los participantes de la formación. Y esto puede variar mucho en cada caso.

Otra diferencia importante es que, si bien tenemos unos programas preestablecidos de los contenidos que se imparten en cada nivel de un idioma, la programación definitiva depende mucho de las necesidades de las empresas y bagaje de los alumnos. Así, puede haber muchas variaciones.

En este post intentaremos responder a las cuestiones generales más habituales.

¿Cuánto tiempo de clases de idiomas será necesario?

¡Depende de para qué! Según el idioma y la facilidad para aprenderlo que tengan los alumnos, así como el nivel que se quiera alcanzar y los objetivos específicos que se persigan, el curso durará mas o menos años. Se estima que en un mínimo de 60 horas una persona puede adquirir los conocimientos básicos, y luego, para ir subiendo de nivel (A1, A2, B1, B2…) son necesarias unas 120 horas de clases por cada nivel, más deberes y exposición al idioma, como explicamos en detalle en este post.  Es claro, entonces, que el proceso de aprendizaje puede llevar varios años. Pero, si los alumnos ya tienen conocimientos previos, o bien están en un ambiente de semi inmersión (por ejemplo, cuando el idioma oficial de la empresa es el inglés, y entonces pasan muchas horas a la semana hablando o escribiendo en ese idioma) el progreso será más ágil.

¿Lleva el mismo tiempo aprender cualquier idioma?

Normalmente, los idiomas latinos son más fáciles de abordar para los hispanoparlantes, sobre todo en lo que hace a la comprensión. Así, en uno o dos años es posible que, haciendo un curso regular, los alumnos logren un nivel suficiente para hacer intercambios laborales básicos, específicos de su tarea y habituales.

En lo que respecta al inglés, el caso más habitual es que los alumnos ya vengan con conocimientos previos sobre los cuales avanzar y, además, es muy fácil complementar el estudio del inglés por fuera de las clases, como explicamos en este post, y así avanzar más rápidamente. Los alumnos que tienen una motivación laboral acuciante pueden hacer mucho por cuenta propia para acelerar el progreso. Por supuesto, si se necesita el inglés para negociaciones de alto nivel, presentaciones y reuniones delicadas, hará falta más tiempo de estudio para dominarlo a un nivel cercano al nativo y con pocas imperfecciones. Por otra parte, muchas veces, hacer un curso corto orientado a objetivos específicos, como los cursos cortos de inglés para el trabajo, puede funcionar bien para quienes ya tienen un nivel en el idioma.

Cuando hablamos de idiomas menos habituales, como el ruso, polaco, árabe, japonés… aquí ya depende mucho de las necesidades, objetivos, conocimientos previos y disposición de los alumnos.

 

¿Cuántas horas de clases deben hacerse por semana?

Nuevamente, depende de lo que la empresa necesite. Un curso regular es tres horas a la semana. Pero, si corre prisa para formar a los trabajadores lo antes posible en algún idioma, por ejemplo debido a cambios en la orientación del negocio, fusiones o cambios en la empresa, probablemente un curso intensivo, de al menos 6 horas a la semana, sea lo más indicado para asegurar un progreso rápido, sobre todo si los alumnos parten de un nivel principiante. Por el contrario, si el nivel ya es intermedio o avanzado y solo se quiere mantenerlo o bien progresar de a poco, una hora y media a la semana puede ser suficiente, complementada con trabajo fuera de clase.

Lo importante, en todos los casos, es tener claros los objetivos que se quieren alcanzar de acuerdo a las necesidades de la empresa. No es lo mismo formar a un grupo que necesita inglés de supervivencia para viajar, por ejemplo, que a alguien que debe tratar con clientes de alto nivel, o a quien necesita un manejo del inglés escrito técnico o académico. Por eso, en Idixlingua nos ocupamos de analizar las necesidades de nuestros clientes y alumnos para plantear un plan de formación que sea sólido y que se aboque a cumplir esos objetivos en el menor tiempo posible, sin descuidar la calidad de la formación.

No dudes en consultarnos a través de nuestro formulario de contacto o por teléfono y con gusto te asesoraremos sobre las mejores opciones formativas para tu empresa.