En el ámbito de las empresas, tener un buen nivel de inglés es cada vez más necesario para acceder a muchísimos puestos de trabajo.  Tradicionalmente, el inglés es clave para dedicarse al comercio y los servicios al cliente en ámbitos internacionales;  en el sector del turismo y restauración, hoy en día el inglés resulta también fundamental en este país, tanto para los profesionales del turismo como para comerciantes que trabajan en zonas turísticas. Y, más recientemente, con la globalización, la movilidad  y la internacionalización, cada vez más profesionales necesitan dominar el inglés para comunicarse con clientes y colegas de otros países. Así, la proporción de anuncios de empleo que incluyen el dominio del idioma inglés entre sus requisitos va subiendo año tras año.

Por ello, a la hora de presentar una candidatura, resulta importante que los candidatos conozcan bien el nivel de inglés que tienen y que sepan qué son capaces de hacer en el idioma y qué habilidades comunicativas en inglés puede que necesiten mejorar para acceder a oportunidades laborales más convenientes.

En este post resolveremos las dudas más  frecuentes que se suelen presentar acerca del nivel de inglés necesario para trabajar en una empresa.

¿Cómo podemos saber qué nivel de inglés tenemos?

En primer lugar, necesitamos saber cuáles son los niveles de inglés y cómo se definen según la clasificación más reciente del Marco Común Europeo para las Lenguas (A1, A2, B1, B2, C1, C2); si no estás familiarizado con esta clasificación, en este post te explicamos en detalle cómo funciona. 

Por supuesto, no siempre resulta fácil hacer una autoevaluación del nivel.  Quienes hayan aprobado algún examen internacional de inglés recientemente, o tengan algún título de inglés válido en el ámbito local (por ejemplo, de la Escuela Oficial de Idiomas) tendrán una idea bastante aproximada de su nivel, aunque si el certificado es muy antiguo, puede que no refleje el nivel actual. Si se está realizando un curso de inglés o se ha acabado recientemente, tanto en una institución oficial como en una academia o incluso con clases particulares, es relativamente sencillo valorar el propio nivel según el nombre del curso, el material utilizado o consultándolo con el profesor. En las academias, los alumnos generalmente reciben informes periódicos de progreso, en los que también hay información valiosa sobre qué es capaz de hacer un estudiante en un idioma determinado.

¿Qué nivel de inglés hay que tener para trabajar en una empresa?

Por supuesto, esto depende del sector laboral y el puesto de trabajo. Suele requerirse un nivel B2 o incluso C1 para trabajos que impliquen llevar a cabo negociaciones, hacer presentaciones comerciales o redactar informes técnicos. Si el cargo es de mucha responsabilidad (por ejemplo, un puesto clave para acuerdos comerciales, o si se trata de un cargo directivo en una empresa multinacional) es probable que se requiera un nivel C2 o casi nativo. Para otro tipo de trabajos,  como atención al cliente o recepción, un nivel intermedio o B1 muchas veces es suficiente.

¿Cómo se describe correctamente el nivel de inglés en un CV?

Lo primero: a la hora de presentar una candidatura a un empleo, es muy importante ser honestos en este punto. Muchas personas ponen en su  CV “nivel de inglés intermedio”, pero, aunque puede que entiendan textos  leídos, apenas pueden hilvanar una frase; en una entrevista en inglés, esto salta a la vista rápidamente.  Por el contrario, otros son muy perfeccionistas y subestiman su nivel, y así quizás pierdan alguna oportunidad.

Dicho esto, ¿cómo podemos consignar correctamente nuestro nivel en un CV? En primer lugar, recordemos que, como explicábamos en otras ocasiones, es mucho más profesional utilizar la categorización del MERC que los tradicionales y ambiguos ” inglés básico” o ” inglés avanzado”, y así indicar “nivel de inglés B2” en lugar de “nivel de inglés alto”, que es poco específico.

Sin embargo, si queremos darle a un posible empleador  una idea más ajustada sobre de nuestro nivel en relación con una tarea en especial, es una buena idea discriminar qué nivel tenemos para cada una de las destrezas lingüísticas (comprensión lectora, expresión escrita, comprensión oral, expresión oral).  Por ejemplo, entre los científicos o técnicos, suele pasar que estén habituados a leer material de la profesión y así sus habilidades lectoras en inglés sean muy buenas, en un nivel B2 o C1, pero que el nivel de expresión oral sea bastante más bajo, hacia un A2,  ya que no usan el idioma para comunicarse habitualmente. Esta información es mucho más valiosa para una empresa que indicar un B1 como promedio, ya que le permitirá al entrevistador valorar si el nivel que tiene el candidato en la destreza específica requerida es o no suficiente. Vale la pena, entonces, describir el nivel en cada destreza, por ejemplo de este modo:

 

INGLÉS

Comprensión lectora: B2

Expresión escrita: B1

Expresión oral: A2

Comprensión oral:B1

 

Quienes hayan aprobado algún examen internacional u oficial de inglés suelen consignarlo junto a la indicación del nivel como “prueba” (por ejemplo, de este modo: Nivel de inglés: C1 (Certificate of Advanced English), o bien, en el caso de los exámenes que otorgan una puntuación numérica, como el TOEFL y el TOEIC, indicar la puntuación obtenida. A falta de certificados, una opción es indicar el nivel alcanzado en un centro de estudios o academia (por ej: “Cursado 3er año EOI” o “Actualmente haciendo el nivel B1 en la academia XXX”). Mientras más detalles podamos dar, mejor.

Si realmente tenemos muchas dudas, podemos hacer algún test de nivel online gratuito; sin embargo, hay que tener en cuenta que estos tests solo nos darán una idea aproximada de nuestro  conocimiento de gramática y vocabulario, pero no nos dan información sobre el nivel de expresión, que es lo más útil.

¿Cómo valoran las empresas el nivel de inglés de los candidatos?

En muchas empresas, tener un título de inglés de un examen oficial, como el FCE o el IELTS, o los certificados de la Escuela Oficial de Idiomas resulta suficiente. A falta de estos títulos, o si la empresa necesita comprobar cómo se desenvuelve alguien en inglés en ciertas situaciones determinadas, existen otras maneras de evaluar a un candidato. A veces, parte de las entrevistas de selección son en inglés; esto ayuda a la empresa a valorar el nivel de expresión oral de la persona y también puede servir para evaluar el conocimiento que tiene un candidato del vocabulario en inglés específico del sector. En otros casos, las empresas deciden administrar sus propios exámenes de nivel de inglés diseñados a medida específicamente para la empresa, el sector profesional o el cargo.

¿Cómo se puede mejorar el nivel de inglés para acceder a una buena oportunidad laboral?

Como hemos destacado en otras ocasiones, preparar un examen oficial es una manera segura de dar un empujón a nuestro nivel. Sin embargo, no siempre es la mejor opción. Vale la pena detenerse a evaluar cuál o cuáles son las destrezas y habilidades comunicativas específicas que se necesitan según el campo profesional y valorar si no convendría hacer un curso especializado en esas habilidades. Por ejemplo, puede que necesitemos el inglés  exclusivamente para escribir emails,  y entonces decidamos perfeccionar esta habilidad haciendo un curso de redacción de emails en inglés. Lo mismo ocurre con otras habilidades específicas, como atención telefónica en inglés. Otra opción es hacer cursos de inglés profesional (como el inglés médico o el inglés jurídico), que permiten a los profesionales de un área en particular profundizar sus conocimientos en inglés en el campo de su ocupación o especialidad. Finalmente, si notamos que algunas de las destrezas tenemos un nivel inferior a las otras (esto suele pasar con la expresión oral o speaking) seguramente convenga reforzar este aspecto, por ejemplo haciendo un curso de conversación en inglés.

Si te interesa informarte sobre algún curso de inglés profesional o de habilidades comunicativas en inglés para mejorar tus oportunidades laborales, ¡no dudes en contactarnos!

Tags: , ,